España se consolida entre las favoritas a dos meses del Mundial de Rusia

La última ronda FIFA de partidos amistosos para los combinados nacionales de fútbol antes del Mundial 2018 ha dejado pistas más que interesantes respecto a algunas de las selecciones que se darán cita en Rusia. Lo que en general era una buena oportunidad para realizar las pruebas finales con las que perfilar los equipos antes de la gran cita, para unos ha significado una dosis de confianza de cara a lo que se les viene, mientras que para otros ha supuesto todo lo contrario.

Entre los primeros podemos mencionar el caso de Brasil que ha corroborado su potencial goleando por 0-3 a los anfitriones e imponiéndose por 1-0 a la siempre sólida Alemania. Ni que decir tiene la selección española que 8 años después de su primer entorchado mundial ha mostrado al mundo su firme candidatura a lograr su segundo título tras un buen partido ante Alemania 1-1, para poco después arrollar a Argentina con un contundente 6-1.

Esto supone que a prácticamente dos meses vista de que la pelota eche a rodar en la Copa del Mundo de Rusia el 14 de junio, se sitúe a España como la tercera potencia favorita al triunfo final en las apuestas a ganar el título, tan solo por detrás de Brasil y de la actual campeona, Alemania. Ocupando el cuarto lugar entre los favoritos y a muy poca distancia de España las cuotas sitúan a la selección de Francia (Fuente: BetStars).

La subcampeona de la Euro 2016 disputada en su país ya demostró entonces que podía volver a ser un equipo competitivo en las grandes citas. Con un equipo que combina la calidad y experiencia de jugadores como Griezmann, Pogba, Giroud o Kanté, con jóvenes de espectacular proyección como Mbappé, Dembélé, Lemar o Umtiti, puede jugar de tú a tú a cualquier selección nacional. No cabe duda de que los de Didier Deschamps tendrán mucho que decir en este Mundial y todo apunta a que pueden realizar un gran papel pese a la inexperiencia en este tipo de competiciones de sus jóvenes perlas.

Aunque sin duda el encuentro que más polvareda ha levantado en esta jornada de amistosos FIFA ha sido el protagonizado por españoles y argentinos. El país sudamericano ha alzado el grito al cielo con una lluvia de críticas a los suyos y, a toro pasado, ante lo inoportuno de un partido amistoso de semejante magnitud previo a viajar a Rusia. Eso sí, tras ver el resultado es fácil afirmar que se trataba de un enfrentamiento arriesgado de cara al golpe moral que puede suponer. Parece extraño que nadie se acordara de esto tan sólo 4 días antes en la victoria albiceleste por 2-0 ante Italia.

Lo cierto es que casi nadie se ha salvado de la debacle argentina en el Wanda Metropolitano. Si en un principio Lionel Messi parecía salir indemne al no estar presente “por fatiga” en la goleada encajada por los suyos, posteriormente también ha sido el centro de las iras de muchos argentinos al ver como saltaba al campo 4 días después en la segunda mitad del encuentro de Liga que enfrentaba al FC Barcelona con el Sevilla, liderando a su equipo para arrancar un punto in extremis.

Por si esto fuera poco, Jorge Sampaoli también ha salido bastante tocado de esta debacle apenas 4 días después de afirmar que el equipo es más de Messi que suyo. Una gran parte de los medios argentinos le acusan de ser poco más que un convidado de piedra en manos de Messi a la hora de tomar las decisiones respecto al combinado nacional. Cada vez son más las voces que se alzan criticando las ausencias en la albiceleste de Paulo Dybala y Mauro Icardi, a los que el seleccionador no parece encontrarles sitio en el equipo sin perjudicar presuntamente a Leo Messi. Habrá que estar muy atentos para ver si estos dos ‘cracks’ consiguen meterse en la lista definitiva para Rusia.

Mientras, la otra cara de la moneda sin duda ha sido para el combinado español. Tras un partido de poder a poder ante Alemania en el que posiblemente el exceso de toque privó a España de sentenciar el duelo con 0-1 en el marcador, ante Argentina y liderada por un Isco inconmensurable dejaba claro que aspira a todo en Rusia.

Tras una buena primera parte de los argentinos, la selección española, siempre fiel a su estilo de toque, demostraba que también sabe correr cuando el partido lo requiere para machacar a su rival al contragolpe. Los jóvenes tomaron las riendas del encuentro cuando se puso loco y hasta De Gea se permitió el lujo de dar un extraordinario pase de gol. Nadie podría haber diseñado un mejor debut para La Roja en el estadio atlético.

En cuanto a los rivales de España tras el sorteo de grupos para el Mundial, la selección portuguesa se ha mostrado bastante irregular en sus dos encuentros amistosos. Tal y como se preveía, lo más destacado del primer choque de los lusos ante Egipto fue el duelo entre Mohamed Salah y Cristiano Ronaldo. Las estrellas de ambas escuadras no defraudaron y se convirtieron en los protagonistas del duelo. El egipcio lograba adelantar a su equipo cuando más dominaba Portugal, pero el portugués dejo constancia de porqué es el líder indiscutible de su selección con dos goles de cabeza en el descuento que dieron la vuelta al encuentro con 2-1 a su favor.

Para el segundo encuentro ante Holanda, Fernando Santos cambió toda su alineación excepto a Cristiano Ronaldo y Rolando Pires. El partido fue prácticamente un monólogo para los tulipanes que sentenciaron en la primera parte. En la reanudación los portugueses buscaron acortar distancias, pero todas sus ocasiones se estrellaron en la defensa y en el portero holandés. Finalmente, Portugal cayó por 3-0 ante una Holanda que ni siquiera estará presente en el Mundial de Rusia.

Irán, el segundo rival de los españoles durante el próximo junio, perdió su primer amistoso por 1-0 ante Túnez en un partido protagonizado por el mal estado del terreno de juego a causa de las lluvias. Esto dificultó ver un gran fútbol entre dos equipos con un estilo muy parecido, táctico y defensivo. En el segundo encuentro los de Queiroz se impusieron con relativa facilidad a Argelia con dos goles en los primeros 20 minutos. Pese al gol de Argelia al poco de comenzar la segunda mitad, los iraníes lograron mantener su ventaja sin pasar muchos apuros. Irán ya ha demostrado ser un equipo joven y de calidad con proyección de futuro.

El último rival de España en la fase de grupos de la Copa del Mundo, Marruecos, saldó sus dos amistosos con sendas victorias ante Serbia y Uzbekistán. La primera de ellas por 2-1 ante otro mundialista requirió tirar de buen oficio por parte de los africanos, aunque se esperaba un poco más de los serbios. El segundo choque, ante los uzbekos, no tuvo mucha historia. Un gol marroquí a los 3 minutos de juego encarriló la victoria ante un equipo que se vio superado en todas las fases del juego por su rival. El joven centrocampista de 20 años del Schalke 04, Amine Harit, impuso siempre el ritmo del partido y será uno de los jugadores a tener en cuenta por parte de su selección.

En cualquier caso y tras esta serie de amistosos, da la sensación de que los favoritos de cara al Mundial cada vez lo son más, salvo excepciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

tres × tres =